Un perro anciano ayuda a salvar a una niña de tres años perdida en un bosque de Australia Crematorio mascotas

Aurora, una niña australiana de tres años, desapareció el pasado 20 de abril sobre las tres de la tarde. La pequeña se alejó de su casa y se adentró en un bosque de Queensland, en el noroeste de Australia. Max, la mascota de la familia, la siguió y permaneció con ella hasta que la encontraron, 16 horas más tarde. Fue la mascota, precisamente, la que acabó por guiar a los agentes y a los familiares hasta la menor. La policía australiana ha declarado al animal, que tiene 17 años, “perro de la policía honorario”. Además de tener una edad avanzada para un can, Max es sordo y tiene una discapacidad visual.

El viernes, tras la desaparición, varios voluntarios buscaron a Aurora sin éxito. En la madrugada del sábado más de 100 personas reanudaron la búsqueda junto a la policía. Algunos voluntarios oyeron chillidos que provenían de la cima de la montaña. “Cuando escuché los gritos supe que era ella”, ha contado su abuela, Leisa Bennett.

Aurora fue encontrada a dos kilómetros de la vivienda con algunos cortes y heridas leves. “Con el clima de anoche, somos afortunados que esté bien, ya que hacía frío y llovía”, ha afirmado Ian Phipps, coordinador de la búsqueda. Además, el área alrededor de la casa es bastante montañosa. Las ladera empinadas y repletas de vegetación hicieron que la búsqueda fuera “bastante difícil”. “Es un terreno inhóspito, pero la niña había conseguido llegar bastante lejos acompañada de su perro, que ha sido muy fiel a ella”. La policía australiana ha elogiado a Max por permanecer junto a la niña perdida en el bosque durante 16 horas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *