Esta rara especie de tortuga con pelo en la cabeza está en peligro de extinción Crematorio Madrid

Lo que ves en la imagen es real, esa tortuga tiene pelo, o casi. De hecho, se la conoce como la tortuga punk. No es el único de sus sorprendentes atributos. La llamada tortuga del río Mary (Elusor macrurus) es una caja de sorpresas. Ahora acaba de entrar en una lista de animales que están en peligro de extinción.

Lo que cuelga de la cabeza de esta tortuga de agua de unos cuarenta centímetros de largo son algas, de hecho, no sólo le crecen en la cabeza, lo hacen en otras partes del cuerpo y le ayudan a camuflarse entre la vegetación del río. Sus insólitas características se completan con unas fosas nasales muy anchas o una especie de dedos en la barbilla. Por cierto, sólo se puede encontrar en el río Mary, en Queensland, Australia.

También es una de las especies más amenazadas del planeta. Por esta razón, la Sociedad Zoológica de Londres la acaba de clasificar en el puesto 29 de una nueva lista de las especies de reptiles más vulnerables.

¿Qué ha ocurrido con esta especie en particular? Que debido a su aspecto único, cada año y durante una década, más de 15.000 crías fueron enviadas a tiendas de mascotas de toda Australia y, después de saquear durante años las zonas de anidación, los humanos consiguieron que la especie se encuentre al borde de la extinción.

Un caso muy triste, más aún teniendo en cuenta que no hay otra tortuga en el mundo que esté estrechamente relacionada con ella, ya que se separó de las tortugas modernas hace unos 40 millones de años. Como resultado de ello, la tortuga tiene un montón de características únicas que ninguna otra tortuga moderna tiene.

¿Ejemplos? Tiene una larga cola que a veces llega a crecer hasta un 70% más que la longitud de su caparazón, y también tiene dos filas de tubérculos debajo de la barbilla, lo que permite que la tortuga toque el suave lecho del río. Además, puede respirar por su trasero. La especie tiene estructuras branquiales en su parte trasera que le permiten respirar oxígeno bajo el agua hasta tres días.

Dicho esto, y como afirman los investigadores, “si perdemos esta especie única, no quedará nada parecido a ellas en la Tierra, y definitivamente será nuestra culpa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *