Perro invade el campo y exige que el portero le dé un masaje en la panza

Un perrito juguetón invadió un campo de fútbol en Giori, Georgia, y estaba muy dispuesto a rodar para que le dieran un buen masaje en la panza. El enérgico labrador negro de repente saltó sobre la hierba en medio de un partido de la Liga Nacional de Fútbol, distrayendo a los jugadores mientras corría alrededor del campo.

No se sabe de dónde llegó la mascota, o cómo entró en el campo, pero parecía que se lo estaba pasando genial. El perro corrió felizmente por la hierba durante unos tres minutos, moviendo la cola mientras buscaba a alguien con quien jugar.

Primero corrió hacia el árbitro, quien probablemente estaba considerando enseñarle una tarjeta roja. Luego, uno de los porteros del equipo logró ganarse su confianza al darle una palmadita, y el perro amistosamente se puso de espaldas para recibir un masaje en la panza.

Inmediatamente todos descubrieron que ese era el verdadero motivo por el cual la mascota se presentó en el terreno de juego, para recibir un masaje en la panza.

Dos paramédicos intentaron sacar al peludo invasor y lo atraparon por sus patas delanteras, pero el animal decidido no iba a rendirse sin antes dar la pelea y logró liberarse.

Después, otro jugador captó la atención del perro y saltó por el lado del campo de juego con el perro siguiéndolo felizmente, saltando hacia él como si estuvieran jugando. Al llegar al borde del campo, el futbolista trató de alejar al perro travieso, pero éste no pareció impresionado con esa idea, así que corrió en la otra dirección.

El perro fue dirigido finalmente fuera de la cancha hacia las gradas, dejando que los jugadores continuaran con el juego.

Aunque el perro causó algunas interrupciones, seguramente los futbolistas estaban secretamente complacidos por el breve respiro que tuvieron cuando el perro trató de unirse al juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *